Vigiers: Que visitar

Bergerac: ciudad natal del imaginario Cirano, une la dulzura de sus paisajes, el encanto de su casco viejo
con el sabor de las especialidades de su tierra. Descubrira, en un entorno protegido pero no por eso menos
animado, la gastronomía local y los sabores lejendarios, las numerosas animaciones, los vinos de Bergerac,
los mercados y los rastros. Su renovado, el casco viejo es hoy el lugar predilecto de los visitantes que aprecian
pasear por sus calles y plazoletas mientras que el omnipresente rio Dordona, uno de los más bonitos de
Francia cruza Bergerac.


Saint-Emilion: Aunque muchos visitantes llegan atraídos por la experiencia de los vinos, se van con el inolvidable
recuerdo de su poblado. Efectivamente, uno de los mayores placeres de hacer turismo por la zona de Burdeos es
entrar a Saint-Emilion, caminar por sus calles estrechas; atravesar sus callejones; tomarse tiempo para mirar
sus casas antiguas de dos plantas, construidas con una piedra de un sutil y luminoso color ocre; y observar sus
ventanas llenas de flores. En el centro del poblado están los comercios de vinos y souvenirs, así como diversas
galerías de arte, algunas de las cuales tienen por techo y paredes matas de parra. Saint-Emilion es tan pequeño
que podrá atravesarlo en menos de media hora, subiendo algunas lomas empinadas y apreciando los viñedos
que rodean los 360 grados de su perímetro. Una constante de este poblado son sus iglesias y monasterios antiguos,
que dan idea de un pasado ligado a las tradiciones religiosas. Durante varios siglos, esta zona fue parte de la ruta
de los peregrinos que se dirigían hacia Santiago de Compostela. Ademas, podra visitar las Cavas subterraneas que
forman un infinito laberinto bajo la ciudad.


 
viajesgolfCavasEmilion
Saint Emilion
viajesgolfBergerac
Bergerac